lunes, 3 de agosto de 2009

Haikus

L
agosto duele;
son cincuenta y dos fríos
a mis espaldas

XLIX
las sienes blancas
marcan las cumbres frías;
allá la nada

XLVIII
con experiencia
y la verdad de frente;
muevo mi mundo

XLVII
pájaros vuelan;
son los años pasados
que no regresan

XLVI
mírame tieso;
la vejez endurece
mi pobre cuerpo

XLV
el próximo tren
se llevará mi cuerpo;
final del viaje

6 comentarios:

NORHA E. dijo...

Preciosos!!! me encantan estos especialmente por mi pasado cumple tambien...
Tienen ese pequeño toque de la nostalgia, pero tambien la sabiduria de la experiencia.
Un saludo desde este lado del Oceano.

Daniel dijo...

Quizás también por ser de agosto quede a mi medida entre mi piel y mis huesos.
Muchas gracias por tu generoso paso.
Un beso criollo argentino.

Clara Schoenborn dijo...

Daniel: gracias por tu seguimiento a mis letras. Me encanta escribir haikus como a ti. Éstos en especial me parecen que adornan esa nostalgia de la edad cuando va sumando lo que el mundo considera "bastante", pero, ¿cuándo es bastante?, ¿cuándo comienza la vida y cuándo termina?. Te dejo besos.

Daniel dijo...

Clara, nunca es bastante aún cuando nos creemos hechos, sería también triste saber que no queda nada por aprender. Gracias por llegarte, besos a vos.

Chiqui Abreu dijo...

Siembra la vida
cincuenta y dos sonrisas
encantadoras.

El hombre noble
que acaricia los sueños
jamás caduca.

Sólo se mece,
convierte su dulzura
en calendario.

Creando días,
tejiendo poesías,
esquiva penas.


No pude evitarlo, es que me parecieron hermosos tus haikus, pero un poquito alejados de ese Daniel que conozco.
Te quiero mucho Tera!
Chiqui.-

Daniel dijo...

Quizás conozcas solamente el verde follaje del ciprés.
Te quiero mujer. Gracias por tus haikus, también bellos.

don Siprés